Comowiki
Cómo hacer una brújula casera

Cómo hacer una brújula casera para no perder el norte

Para localizar bien el norte no hay nada mejor que una buena brújula. Con ella en mano podrás guiarte a la perfección, teniendo en cuenta los puntos cardinales. Pero… ¿te has preguntado alguna vez cómo hacer una brújula casera tú mismo? Pues esta es, precisamente, la cuestión que vamos a tratar en esta guía.

En las siguientes líneas conocerás cuáles son los principales componentes de una brújula, qué tipos de brújulas hay y cuáles son los pasos para hacer una brújula sencilla para niños. Ya veréis que es una manualidad súper chula, que os puede servir también como experimento de ciencias. ¡Comencemos!

Lo primero, ¿cómo funciona una brújula magnética?

Para que te hagas una idea, imagina que nuestro planeta es una especie de imán gigante. Alrededor de él se crea un campo magnético que protege a la Tierra de toda la radiación que llega del espacio exterior.

Pues bien, los metales magnetizados pueden alinearse con ese campo magnético de forma natural. Esto es posible porque el hierro, el níquel o el cobalto tienen ciertas regiones o dominios magnéticos, donde los electrones se alinean en una misma dirección cuando se exponen a un campo magnético fuerte.

Por eso, podemos aprovechar esa propiedad para fabricar una aguja de brújula magnetizada. La razón por la que apuntará al norte es porque se alinea con el campo magnético más fuerte de la Tierra. ¿Entiendes ahora para qué sirve la brújula y cómo usarla?

Pasos para hacer una brújula casera

Hay muchas formas de fabricar una brújula sencilla. En las siguientes líneas os vamos a explicar algunas de las técnicas más utilizadas.

Cómo hacer una brújula casera con una aguja y un imán simple

Veamos cómo hacer una brújula casera magnética que cumpla con este principio. Lo primero, para ello, es conocer qué necesitarás para la construcción de una brújula. Lo principal es:

  • 1 aguja de coser.
  • 1 barra de imán.
  • Un corcho o una tapa de plástico de una botella.
  • Un plato hondo con un poco de agua.
  • Pegamento en barra o celo.
  • Un cuchillo o tijeras

Una vez hayas reunido todos estos materiales para hacer una brújula con imán, ya puedes ponerte manos a la obra. Para ello sigue estos pasos:

  1. Coge el corcho o el tapón de plástico y con el cuchillo o las tijeras haz un círculo de entre 5 y 10 milímetros de espesor.
  2. A continuación, debemos ver cómo imantar una aguja. Para ello debes frotarla unas 50 veces contra la parte norte del imán. Si el imán no indica el norte utiliza siempre el mismo lado, frotando desde el agujero hacia la punta. Ten cuidado de que no se desmagnetice, separando del imán de la aguja después de frotar.
  3. Una vez tengamos preparado el elemento principal de nuestra brújula casera, pega la aguja imantada en el corcho con pegamento o celo y ponlo en el plato con agua.
  4. Sobre esta superficie el corcho girará hasta que el polo norte de la aguja apunte al polo norte magnético. Evita hacer este experimento cerca de ordenadores o de aparatos que contengan imanes para que ello no interfiera.

¡Voilà! ¿Has visto qué hacer una brújula casera no es algo tan complicado? Eso sí, debes tener en cuenta que la carga magnética de este tipo de brújulas es solo temporal y se pierde con el tiempo. Este vídeo del mítico programa “El mundo de Beackman” lo resume muy bien (¿Os acordáis de lo bien que lo pasábamos con él? ¡Qué recuerdos!):

Cómo hacer una brújula casera sin agua

Otra forma de hacer una brújula, esta vez sin agua, es utilizando un imán de herradura. Concretamente, lo que necesitarás si optas por esta opción es:

  • Un imán de herradura
  • Tres agujas
  • Una tira de papel
  • Plastilina
  • Cinta adhesiva
  • Tijeras

Cuando dispongas de todos estos materiales para hacer una brújula casera, sigue estos pasos:

  1. Sujeta una aguja por el ojo y frótala contra un imán de herradura hacia la misma dirección. Desde la parte del agujero hasta la punta. Hazlo suavemente varias veces.
  2. Seguidamente, repite este procedimiento con una segunda aguja.
  3. Dobla una tira de papel en dos mitades y pega con cinta adhesiva las agujas. Debe hacer una aguja en cada mitad y estas deben ser paralelas entre sí.
  4. En la otra cara del papel marca cada extremo: uno con una S (Sur) y el otro con una N (norte).
  5. Finalmente haz una pequeña montaña de plastilina y clava en ella la tercera aguja. Sobre esta coloca el papel con las agujas boca abajo. Debe estar justo en el centro para que pueda girar.

Si te cuesta mucho de esta manera y buscas más alternativas sobre cómo hacer una brújula de papel, hay otra variante que te puede servir. Solo debes atar el papel a un lápiz con un hilo. Puedes hacer un pequeño agujerito en el centro y dejar que cuelgue todo dentro de un recipiente de cristal.

Y bien, ¿qué opción te ha gustado más: la brújula con imán y agua o la brújula de papel? Por supuesto, puedes utilizar materiales reciclados para hacer cualquier brújula simple en casa. De hecho, te recomendamos que así sea. ¿Te animas a hacer una ahora que saber cómo hacer una brújula casera? ¡Pues ya nos enseñarás el resultado!

Alesia Martínez

Comentarios

Entradas recientes

Síguenos

No seas tímido y únete a nuestra comunidad. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.