Comowiki
Cómo hacer slime verde

Cómo hacer slime: las recetas más populares

“ Cómo hacer slime ” acumula miles de búsquedas en Google, lo que demuestra que realmente esta masa elástica de colores llamativos está marcando tendencia. Aunque se puede comprar ya hecha y es posible encontrar slime en Amazon y en otras tiendas online e hipermercados, otra forma de obtenerlo es haciendo slime casero.

En esta guía sobre el slime os explicaremos todo lo que debes saber sobre este producto. Empezaremos hablando de su historia y también explicaremos cómo hacer slime paso a paso, para qué sirve o qué tipos de slime hay. Por último, daremos respuesta a algunas preguntas frecuentes que nos habéis hecho llegar como, por ejemplo, si el slime es tóxico.

¿Quieres saber qué se necesita para hacer slime, qué es el bórax o cómo hacer slime de colores? Entonces sigue leyendo porque vamos a abordar todas estas cuestiones al detalle.

¿Qué es el slime?

El slime es un producto con una textura elástica y fácil de moldear, por lo que es ideal para los niños o para realizar manualidades. Seguro que muchos lo recordáis de vuestra infancia. Se estira, se encoje, se queda pegado en cualquier lado y parece indestructible. Además, sirve también para desestresarnos. Este producto puede fabricarse con muchos tipos de ingredientes que, además, son fáciles de encontrar en cualquier casa.

Slime: qué significa en español

La palabra “slime” viene del inglés y puede traducirse como fango o baba. Tanto una como otra hacen referencia a la textura de este producto, similar a la de un chicle.

Cómo hacer slime rosa

El slime en España se conocía anteriormente con el nombre de “blandiblú” o “blandiblub”, mientras que en algunas zonas de América Latina se refieren a él como “moco de gorila” o “moco de delfín”.

Orígenes del Slime: historia de esta masa viscosa

La historia del slime ya tiene sus años y se remonta a la década de 1970. Fue durante la campaña navideña de 1976 cuando hizo su aparición en Estados Unidos, de la mano de Mattel. Era una masa viscosa, fría, húmeda y difícil de romper.

Tras el boom que tuvo este producto, la sustancia comenzó a suministrarse dentro de un bote plástico con la forma del típico cubo de la basura americano. Años después, el slime comenzó a comercializarse en España por Congost.

Se trataba de un producto no tóxico hecho con goma guar, de origen natural. Sin embargo, tenía un problema: si no se guardaba en su envase y se mantenía húmedo, se secaba y terminaba perdiendo su característica propiedad elástica. Por otro lado, solía ensuciarse con facilidad.

Debido al éxito que cosechó, pronto otras empresas comenzaron a hacer su propia versión, con fórmulas similares. Una de las más conocidas fue la de la juguetera Kenner, que representó a Slimer, el ectoplasma verde de la película Cazafantasmas.

En la actualidad el slime se sigue vendiendo y produciendo de forma casera, con nuevos ingredientes como el glitter. ¡Hay slimes para todos los gustos! Y es que esta fiebre del slime ha llegado, incluso, a los concursos televisivos o a los videojuegos. Uno de los más conocidos es Slime Rancher.

Tipos de slime

Hay muchos tipos de slime, si bien la mayoría pueden clasificarse según el producto activador utilizado para su elaboración, o en función del color o las propiedades que tiene el slime. Los tonos pastel, con espuma de afeitar para lograr mayor esponjosidad, suelen ser los más populares.

No obstante se pueden lograr slimes de casi cualquier color que imagines e, incluso, hay quienes añaden lentejuelas, purpurina, estrellitas o brillos para hacerlo más bonito. Muchas recetas utilizan una mezcla de pegamento, agua, bórax, harina de maíz y colorantes. Sin embargo, hay otras fórmulas alternativas en las que se utiliza desde detergente líquido a jabón, bicarbonato, cola blanca, líquido de lentillas o, incluso, ¡también hay slime con pasta de dientes! Conozcamos en detalle cómo hacer slime de la forma más fácil, hasta la más difícil.

¿Cómo se hace el slime?

Las fórmulas para hacer slime casero son tan variadas como los usos que podemos darle. Veamos por un lado cómo podemos obtener esta masa elástica utilizando diversos productos y, por otro, cuáles son las recetas para lograr un slime con las propiedades deseadas. Uno de los motivos de su éxito es, precisamente, lo fácil que es de hacerlo con productos de uso cotidiano.cómo hacer slime con bolitas

Cómo hacer slime con jabón

Para hacer slime con Ariel u otro detergente líquido, necesitarás primero, tener a mano los siguientes productos:

  • 2 recipientes de plástico
  • Unos 150 ml de agua
  • Tres cucharadas de detergente líquido o jabón
  • Cola blanca
  • Colorante comestible
  • Una cucharita

Una vez tengas todo lo necesario, toca ponerse manos a la obra. Estos son los pasos que deberás seguir:

  1. Coloca en uno de los recipientes plásticos, dos cucharaditas de cola blanca. Agrega tres gotas de colorante comestible y mézclalo todo hasta que se vea con un color uniforme. Si quieres que el color sea más intenso, solo tienes que agregar más colorante. ¡Así de fácil!
  2. En el otro recipiente añade dos cucharadas de jabón y una de agua. Remueve todo hasta que se mezcle. Lo que estamos haciendo es diluir más el jabón.
  3. El tercer paso es juntar las dos mezclas que hemos preparado y volver a remover todo hasta que tengamos una masa uniforme y con la consistencia que buscamos.

Hecho esto, ya tendremos listo el slime con detergente para poder modelarlo a nuestro gusto y jugar con él.

Cómo hacer slime con bórax

El slime también puede hacerse con bórax (borato de sodio o sal de boro), un producto que se comercializa en polvo y que sirve para mantener las bacterias a raya y eliminar la suciedad, además de para fabricar perticidas o jabones por sus propiedades desinfectantes.

Debes tener en cuenta que se trata de un producto químico, por lo que tienes que tener mucho cuidado a la hora de manipularlo y, sobre todo, evitar  que los niños jueguen con él y puedan llevarse este slime a la boca. Esta receta, definitivamente, no es la más recomendada para ellos. Más adelante te explicaremos porqué.

Cómo hacer slime ideas

Los productos que se necesitan para esta receta de slime con bórax son:

  • 1 cucharada de bórax
  • Una taza y media de agua caliente
  • Media taza de cola blanca
  • Dos recipientes pequeños
  • Colorante comestible
  • Un batidor manual o una cuchara

Tras reunir todo lo que necesitas, lo que deberás hacer para preparar el slime con bórax es:

  1. Calienta el agua que cabe en una taza y cuando esté caliente viértela en uno de los recipientes que tienes preparados. A continuación agrega una cucharadita de bórax.
  2. Coge el otro recipiente y añade la cola blanca junto con media taza de agua caliente. Disuelve todo hasta que quede una mezcla uniforme. Una vez lo hayas logrado, agrega el colorante.
  3. Para logar un slime como chicle solo debes terminar de mezclar el contenido de ambos recipientes y remover todo hasta que logres una masa suficientemente flexible.

Llegados a este punto ya podrás sacarlo del recipiente y dejar que se vaya secando sobre una superficie lisa.

Cómo hacer slime con Maizena

Una buena forma de hacer slime sin bórax es con maicena o harina de maíz. Para llevar a cabo esta receta, tan solo necesitas reunir lo siguiente:

  • 1/3 de taza de Maizena o harina de maíz
  • 1/3 de taza de champú o jabón líquido
  • Colorante alimenticio del color que quieras
  • Dos recipientes
  • Una cuchara o batidor manual

Posteriormente, sigue estos tres pasos:

  1. Mezcla la Maizena con el champú, hasta que se disuelva. Luego agrega el colorante. La cantidad dependerá de la intensidad de color que quieras conseguir, aunque lo normal son unas seis gotas; también puedes utilizar purpurina.
  2. Sigue moviendo mientras agregas poco a poco más Maizena a la mezcla, hasta lograr la consistencia deseada. Si quieres que quede algo más suave puedes agregar un chorrito de aceite.
  3. Deja reposar la masa durante varios minutos. Después, pon el slime en una superficie suave y sigue amasando hasta que deje de pegarse en tus manos.

Cuando esto ocurre, significa que tu slime está ya listo para darte muchas horas de diversión. El slime sin bórax es la mejor opción para realizar esta manualidad con los peques. Es un experimento muy divertido y que seguro que les encanta, pues es ideal para estimular sus sentidos y desarrollar su creatividad. Puedes ver también cómo hacer slime sin bórax de otras formas en este vídeo:

Slime, ideas originales que puedes hacer tú mismo

Si aún no hemos logrado saciar tu sed de recetas de slime, aquí van otras fórmulas e ideas originales que nos han encantado y que esperamos que a ti también.

Cómo hacer slime de unicornio

Una receta fácil y resultona es la del slime brillante o de unicornio. Para llevarla a cabo tan solo necesitarás:

  • Cola transparente o silicona líquida
  • Unas gotas de pintura rosa
  • Plástico iridiscente cortado en trozos pequeños
  • Tres cucharadas pequeñas de sal
  • Agua

Como se ve en este vídeo de DIYlover, para hacer slime brillante de unicornio basta con seguir estos pasos:

Cómo hacer slime transparente

Para hacer slime transparente sin bórax, necesitaremos:

  • 100 ml de pegamento transparente
  • 200 ml de agua caliente y 50 ml de agua a temperatura ambiente
  • 30 ml de solución salina
  • 6 gramos de bicarbonato de sodio

Una vez consigas todos los ingredientes que te hacen falta, el paso a paso para hacer el slime transparente es:

  1. Vierte en un recipiente agua caliente y el bicarbonato de sodio y mezcla ambos productos hasta que se disuelvan. Después, deja que la mezcla se enfríe.
  2. En otro recipiente añade el pegamento transparente, el agua tibia y la solución salina. Mezcla todo bien hasta lograr una textura líquida pero espesa.
  3. Cuando el agua deje de estar caliente mezcla el contenido del primer recipiente con el del segundo. Con las manos o con la cuchara remueve la masa.

Ya solo te queda sacar el slime del recipiente y divertirte estirándolo y aplastándolo.

El slime cristal o slime de agua (water slime) es una de las recetas más populares y puede hacerse de muchas formas, utilizando productos como la silicona líquida, el gel, el champú, el lavavajillas o el aloe vera, si quieres obtener un slime más natural.

Cómo hacer slime esponjoso o fluffy slime

Para conseguir un Fluffy Slime, que tenga la apariencia de una nube de azúcar, necesitaremos los siguientes productos:

  • Un bote de cola escolar blanca
  • Unas gotas de colorante rosa
  • Media cucharada de bicarbonato sódico
  • Unas gotas de líquido para lentes de contacto.

Con todos estos ingredientes, ya puedes comenzar a crear este slime casero sin bórax, siguiendo los pasos que se indican en este vídeo:

Consejos para hacer slime casero

A estas alturas seguro que ya eres todo un experto en slimes. Para terminar de convertirte en un mega crack, toma nota una serie de trucos y consejos prácticos que seguro que te pueden venir genial:

  • Utiliza un delantal cuando hagas slime para evitar manchar la ropa. Y si llevas prendas que se puedan manchar, mejor que mejor.
  • Si la mezcla ha quedado muy seca, échale un poco más de agua para que hacer el slime más líquido. Por el contrario, si está demadiado acuoso, agrega más Maizena, cola blanca o el producto que hayas decidido utilizar.
  • Si no tienes pinturas, el colorante alimenticio también funciona. Eso sí, no te asustes si ves que tiñe un poco las manos. Si quieres evitarlo utiliza guantes finos.
  • Hacer slime incluye utilizar agua caliente, por lo que debes tener especial cuidado para no quemarte. En el caso de que sea un niño quien lo prepare, ayúdale y ten esto en cuenta para que no haya ningún incidente.
  • Haz el slime sobre mesas o superficies fáciles de lavar o utiliza un mantel de plástico protector.
  • Guarda el slime unos días dentro de un recipiente hermético para que se conserve mejor.

¿Tienes más dudas sobre cómo se hace el slime? Veamos cuáles son algunas de las preguntas más frecuentes.

Preguntas frecuentes sobre el slime

¿El slime es tóxico?

Dependiendo de los productos utilizados para elaborar el slime, éste puede ser tóxico o no. El slime con bórax es uno de los más peligrosos, pues este químico puede producir reacciones alérgicas en la piel. Por tanto, no es apto para niños que puedan llevárselo fácilmente a la boca. Además, si se ingiere, puede afectar a los riñones o al hígado. Lo recomendable, por tanto, es hacer slime para niños sin bórax, utilizando productos naturales que no supongan ningún riesgo para la salud.

Y si al final no te animas a hacer ninguna de estas recetas, siempre podrás comprarlo. Si optas por esta opción hazlo en tiendas de confianza que vendan slime que hayan pasado los test de calidad y que sean hipoalergénicos. De este modo los peques de la casa podrán jugar horas y horas con esta masa viscosa y adictiva sin problemas.

Slime para comprar: ¿dónde lo venden?

Para comprar slime ya hecho, tanto si vives en España como el Latinoamérica, puedes recurrir a diversas tiendas de Internet. Por ejemplo, puedes comprar el slime en Aliexpress o en Amazon. De hecho, si buscas con detenimiento verás que venden slime de muchos tipos y súper baratos.

Cómo se hace slime

En estas mismas webs encontrarás muchos productos para hacer slime casero, como bolitas o packs DIY de slime para regalar. ¡Incluso hemos encontrado un slime que brilla en la oscuridad! También podrás encontrarlo en algunos hipermercados y tiendas de manualidades o que tengan una sección de Do It Yourself. 

Si buscáis un juego de slime para regalar, por ejemplo en Navidades o en un cumpleaños, uno de los que más está triunfando es Slime Factory. Con él se pueden fabricar slimes sin pegamento, de muchos de colores y decorados con los accesorios que vienen incluidos. Hemos visto que este juego de slime DIY se vende en El Corte Inglés, en Juguettos y en muchas otras tiendas por Internet.

¿Se puede hacer slime comestible?

Pues sí, se puede. Una de las recetas más populares es el slime de chocolate o el slime de azúcar, aunque también puede hacerse con chucherías (gomitas de osito, nubes – también llamadas Marshmallow o malvaviscos-, etc.). Puedes utilizar igualmente otros ingredientes, como la leche condensada, la miel, el dulce de leche o los caramelos masticables.

El slime en las redes sociales

Además de los 87 millones de búsquedas que el slime acaparó en Google a lo largo de 2017, este producto es también muy popular en redes sociales como Instagram, donde acumula más de 5 millones de post. El slime tiene, incluso, un hashtag propio: #howtomakeslime, en el que los usuarios muestran cómo hacer slime casero. Algunos han bautizado este fenómeno con una palabra nueva: la slimemanía. Y es que para ellos no solo se trata de una manualidad entretenida para niños, sino de algo placentero de tocar e incluso de ver.

Instagramers y Youtubers especialistas en slime

Hay miles de cuentas dedicadas al slime en Instagram o en YouTube, pero las que más nos han gustado a nosotros son estas:

  • Slime Baew:

Desde Tailandia esta joven adicta al slime publica vídeos, tanto en Instagram como en Youtube, que son un verdadero placer para los sentidos.

  • Eclairslime:

Esta cuenta de Instagram la maneja una chica de Indonesia y nos encanta porque hace slimes inspirados en diversos temas, como series de televisión. Por ejemplo, tiene varios relacionados con la famosa Stranger Things. ¡Mirad el Demogorgon hecho slime!

should i do more stranger things themed videos?

A post shared by PFP by @biancarchla (@eclairslime) on

  • Magical slime:

En YouTube un canal muy recomendable si quieres aprender a hacer slime originales es Magical slime. Podrés ver cómo se hace un slime con forma de donut o un slime con el efecto de una aurora boreal. Como dirían en inglés “Amazing!”.

  • I Love Slime:

Un canal de YouTube interesante para ver tutoriales en español de cómo hacer slime es I Love Slime, donde nos enseñan a hacer recetas tan chulas como el sushi de slime o el slime comestible con Nutella. ¡Súper recomendable!

Juegos con slime

Cuando tengáis vuestro slime casero hecho, os proponermos varios juegos y actividades que podéis realizar con niños de cualquier edad:

  • Ducha de slime

La ducha de slime puede realizarse en el exterior, idealmente durante el verano. Consiste en realizar preguntas y, cuando la respuesta es incorrecta, mojar con slime al jugador. Gana quien termine menos sucio. Esta es una de las actividades con slime ideal para amenizar una fiesta. Eso sí, elije para ello slimes naturales, que no contengan ningún tipo de  químico para que no haya problema con la piel.

  • Slime explosivo

Prueba de hacer slime con petazetas y verás qué ocurre. Si ya de por sí el slime es algo que gusta mucho a los niños, con una mezcla explosiva les fascinará doblemente.

  • Hacer un slime gigante

Los retos con slime también triunfan y uno de ellos es hacer un slime XXL. Se puede plantear como un juego cooperativo, que enseñe a los peques a trabajar juntos para lograr un objetivo, o bien como un concurso competitivo, en el que gana el que logre el slime más grande.

Conclusión

Como veis el slime no es solo un juego, es todo un mundo y un arte para muchos. Y además relaja. Existen decenas de recetas para prepararlo y el límite está solo en nuestra imaginación. Ahora que ya sabes cómo hacer slime, anímate a probar algunas fórmulas y cuéntanos en los comentarios cuál ha sido el resultado. ¡Nos encantará saber cómo te ha ido!

Alesia Martínez

Comentarios

Entradas recientes

Síguenos

No seas tímido y únete a nuestra comunidad. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.